Versión Recobro

  • 0

Versión Recobro

Category:Home

La palabra Biblia viene de la palabra griega biblos, que significa “el libro”, lo cual quiere decir que la Biblia sobresale como el libro único entre todos los libros en el mundo. Aunque fue escrito por el hombre en el idioma humano, es único porque su naturaleza es divina. La palabra del apóstol Pablo a Timoteo nos dice que “toda la Escritura es dada por el aliento de Dios” (2 Ti. 3:16). Esto indica que la Escritura no salió del pensamiento o de las ideas humanas, sino que Dios sopló Su pensamiento y Su palabra por medio de Su Espíritu en los escritores y a través de ellos. Por lo tanto, la Biblia contiene el elemento de Dios y lleva Su sabor. Es por eso que la bendición y el gozo más grande en la vida humana es contactar a Dios y probarle por medio de las palabras de la Biblia (Sal. 119:103).

Como libro único, la Biblia consiste de la verdad divina. Por lo tanto, las verdades que contiene la Biblia están relacionadas con Dios y Su plan eterno, el hombre y su destino, Cristo con Su persona y obra, el Espíritu Santo en la experiencia que tiene el hombre de Dios, la salvación completa de Dios para el hombre, la iglesia como el pueblo corporativo de Dios, el reino de Dios y la Nueva Jerusalén en el cielo nuevo y la tierra nueva.

De acuerdo con los hechos en la historia, después de que se completó la redacción de la Biblia, a través de los siglos subsiguientes, las verdades bíblicas se perdieron gradualmente o fueron interpretadas erróneamente. Por muchos años la Biblia permaneció cerrada a fin de que la gente común no tuviera acceso a ésta. En el siglo dieciséis durante el tiempo de la Reforma, Dios comenzó a recobrar las verdades de la Biblia que se habían perdido. En los siguientes siglos, Dios usó un número de Sus siervos para recobrar progresivamente las verdades en Su Palabra. Aquellos que fueron usados por Dios en cada generación, heredaron las verdades recobradas por sus antecesores y siguieron avanzando al recibir más luz de Dios mediante Su Palabra. Finalmente, al término del siglo veinte el recobro de las verdades bíblicas fue esencialmente completado.

La Versión Recobro es una Biblia única y se distingue entre todas las biblias que hay disponibles hoy en día. La Versión Recobro, además de ser una traducción precisa y fácilmente legible del texto bíblico, contiene elementos adicionales que transmiten el aliento de las verdades divinas exhaladas por Dios a través de los primeros escritores de la Biblia y que han sido recobradas por el pueblo de Dios en los últimos quinientos años. Los bosquejos, las notas de pie de página y las referencias paralelas que aparecen en la Versión Recobro, muestran la revelación divina en las Escrituras y guían al lector a explorar los tesoros escondidos que están bajo la superficie de las páginas impresas. Actualmente, en el siglo veintiuno, la Versión Recobro tiende a destacarse como la Biblia para nuestra generación.

La Versión Recobro también es única porque relaciona todas las verdades divinas en la Biblia con un asunto sumamente crucial: la economía de Dios. La Biblia usa la palabra economía para describir la gran empresa de Dios en el universo, que es dispensarse en el hombre para que Él y el hombre sean uno (Ef. 1:10; 3:9; 1 Ti. 1:4). Dios puede ser comparado a un empresario rico, quien posee un capital enorme. Dios tiene una “empresa” en este universo, y Sus riquezas vastas son simplemente Él mismo. Debido a que Dios tiene el deseo de distribuirse a Si mismo con todas Sus riquezas dentro del hombre, Él tiene un plan, un arreglo divino, una economía divina. Esta economía es el tema central de la Biblia. Las verdades en la Biblia son como piezas de un rompecabezas. Es decir, que para poder entrelazar debidamente las piezas esparcidas, necesitamos ser guiados por la imagen en la caja. De la misma manera, para poder entender las verdades bíblicas en el contexto apropiado, necesitamos ver la “imagen en la caja” de la Biblia, esto es, enfocarse en el tema central de la Biblia revelado desde Génesis hasta Apocalipsis. Todo lo que Dios ha hecho en el pasado, lo que está haciendo en el presente y lo que hará en el futuro es para el cumplimiento de Su economía. La revelación de la economía de Dios presenta todas las verdades bíblicas dentro de una perspectiva apropiada. La revelación de la verdad en la Biblia desde la perspectiva de la economía de Dios es la base de la experiencia cristiana.

De acuerdo a Su economía divina, Dios quiere que todos los hombres vengan al pleno conocimiento de la verdad (1 Ti. 2:4). Sinceramente esperamos que todos aquellos que buscan a Dios puedan beneficiarse con la verdad revelada en la Versión Recobro, y aun más que la verdad llegue a ser tanto su experiencia como su realidad personal.